junta de andalucia
union europea
europa

Los señuelos de pesca artesanales Jigging a la carta facilitan una buena captura

Sus formas y colores producen unos movimientos, destellos y reflejos debajo del agua muy similares a los reales, lo que facilita que los peces piquen

Andrés Rosado Márquez es un gran aficionado a la pesca que hace unos años comenzó a fabricar para sus amigos señuelos de vinilo. El éxito fue tal que se ha lanzado a montar su propia empresa, Jigging a la carta, cuyos señuelos de pesca artesanales se venden en más de 40 puntos en España y cuenta con ocho distribuidores para otros países del Mediterráneo. El secreto es que ha logrado que las formas y colores de sus cebos produzcan unos movimientos, destellos y reflejos debajo del agua muy similares a los reales. Así facilita que los peces piquen.

Para poner en marcha esta empresa, la inversión total asciende a 143.462,68 euros. La nueva Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA, organismo adscrito a la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, ha aprobado para este proyecto una ayuda de 37.091,42 euros. Se trata de una subvención, cofinanciada con FEDER, enmarcada en el programa para el Desarrollo Industrial, la Mejora de la Competitividad, la Transformación Digital y la Creación de Empleo 2017-2020.

Con esta inversión, el promotor del proyecto, que ganó recientemente el Premio AJE Cádiz 2019 a la mejor iniciativa emprendedora, ha adquirido una nave en San Fernando. Para equiparla, ha comprado una fresadora CNC de pequeño formato, microondas y frigorífico, además de mesas de producción y equipamiento informático.

La nave cuenta con una sala de curado y un taller de elaboración y montaje. El plastisol, principal material utilizado para la fabricación de los señuelos de pesca, se funde en microondas y se vierte en moldes para que el vinilo adquiera la forma deseada. Una vez enfriado, se realiza el montaje de forma artesanal. Eso les otorga un acabado de mayor calidad frente a los importados desde países asiáticos.
La fresadora CNC permite fabricar moldes propios, facilitando además la personalización de los modelos en caso de peticiones especiales.

Con forma de pez o calamar, en múltiples colores y tamaños

El señuelo de pesca consta de un cuerpo de vinilo en distintos colores (que el cliente puede elegir) que va unido a una cabeza plomada. Ésta varía en peso y tamaño. Además, dispone de un anzuelo principal unido a la cabeza plomada y que atraviesa el cuerpo del vinilo en su parte central.
Jigging a la carta comenzó fabricando siete modelos, cuatro con forma de peces y tres de calamar, en distintos colores y tamaños. Oscilan entre los 96 milímetros del modelo ‘Alevín’ de 6 gramos hasta los 273 milímetros del modelo ‘Calamar JLC’ de 250 gramos

A corto y medio plazo, la empresa tiene previsto incorporar novedades como la sustitución del plomo por zamak. Se trata de una aleación de zinc con aluminio, magnesio y cobre, menos contaminante y que además puede reciclarse sin perder su pureza.

Más de 40 puntos de venta en todo el territorio nacional y distribuidores en ocho países del Mediterráneo

Los señuelos de pesca de Jigging a la carta ya son conocidos en el sector. Precisamente, el interés despertado por ellos, no ya solo a nivel nacional sino también desde otros países del Mediterráneo, es lo que motivó la creación de la empresa.
Actualmente, cuenta con más de 40 puntos de venta repartidos por distintas zonas del litoral nacional (aproximadamente la mitad de estos son en Andalucía), incluida una gran cadena de artículos deportivos. A nivel
internacional, tiene acuerdos con distribuidores en ocho países en el entorno del Mediterráneo. Además, sus productos se pueden adquirir
desde cualquier lugar a través de su página web.

idea digital
Andalucía es Industria